Datos ocultos sobre el vertido tóxico del río Umia

Fecha 24/2/2007 9:00:00 | Tema: Recortes de prensa

Greenpeace reclama datos ocultos sobre el vertido tóxico del río Umia.
SANTIAGO.- Greenpeace denunció ayer que la Xunta no le ha aportado la información que «ha reclamado en varias ocasiones» sobre el vertido tóxico que se produjo el pasado mes de septiembre en el río Umia (Pontevedra) y que se había comprometido a facilitar a la organización el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez.


El colectivo ecologista explicó en un comunicado que solicitaron a las autoridades gallegas información concreta sobre la empresa química Brenntag y el vertido en el Umia, como por ejemplo datos relativos a la autorización de vertido concedida a la planta de Caldas de Reis, el plan de emergencia y el plan de acción para acabar contra la contaminación derivada del vertido.

«Esta información no ha sido entregada a la organización», apuntó Greenpeace. Por ello, enviaron una carta al director general de Desarrollo Sostenible, Emilio Fernández, «que no ha sido contestada en el tiempo que establece la legislación, vulnerando el derecho de acceso a la información ambiental».

La responsable de la campaña de tóxicos de la asociación ecologista, Sara del Río, concluyó que cinco meses después de que el conselleiro se comprometiese a aportar la información, «no sólo no ha cumplido su promesa con los grupos ecologistas, sino que además incumple la legislación estatal en referencia al acceso a la información medioambiental».

Asimismo, explicó que cinco días después del vertido, que tuvo lugar el 6 de septiembre, los ecologistas pidieron a Manuel Vázquez que realizase un estudio de los focos que pueden provocar vertidos en las diferentes cuencas de Galicia.

«El conselleiro aceptó el compromiso de elaborarlo antes de fin del año pasado», indicaron, antes de recordar que el informe no se ha realizado.

El pasado mes de septiembre el Gobierno gallego se vio obligado a cerrar de forma cautelar los bancos marisqueros en la desembocadura del río y prohibir a más de 100.000 personas el uso doméstico de sus aguas, incluso para el riego. Se trataba de una mancha tóxica de productos cancerígenos derivados del petróleo y sulfato de cobre, de 1,5 kilómetros de largo y color azulado blanquecino.

Ambientum.com





Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=600