Los jubilados ingleses se apuntan a España

Fecha 23/11/2006 15:00:00 | Tema: Recortes de prensa

Una promotora proyecta construir mil viviendas para ciudadanos británicos en el entorno natural de las Lagunas de Ruidera en Castilla-La Mancha.
La fiebre constructora no cesa y el origen de este fenómeno no hay que buscarlo sólo en la demanda de vivienda por parte de españoles sino también en el deseo de miles de extranjeros de vivir permanentemente en España o tener aquí su segunda residencia.

Muy pronto los municipios alicantinos, valencianos, murcianos, malagueños o canarios van a dejar de ser los únicos destinos ofertados a los jubilados extranjeros que sólo piensan en pasar los últimos años de su vida en España disfrutando de una vivienda en propiedad y de una gastronomía, unas costumbres y un clima bien distintos a los de sus países de origen.

Una promotora inmobiliaria, Cleyton Ges, proyecta construir mil viviendas para vendérselas a jubilados británicos en Ossa de Montiel (Albacete), en el entorno del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, situado entre las provincias de Albacete y Ciudad Real.

En principio, esta empresa pretendía levantar 4.000 chalets para este fin en esta localidad de 2.800 habitantes. Sin embargo, el Ayuntamiento de Ossa de Montiel rebajó sus pretensiones a 1.000 viviendas «porque no hay tanto terreno disponible y esa cantidad era inviable para este municipio», explica el alcalde, Juan José Caravaca Lario, del PSOE, quien cree que este proyecto inmobiliario unido al atractivo turístico de las cercanas Lagunas de Ruidera -a menos de 10 kilómetros del casco urbano- supondrá un paso fundamental para el desarrollo del pueblo.

Sin peligro

Pero esta macrourbanización, que será una realidad en unos tres años, ha levantado algunas suspicacias en este pueblo aunque su alcalde asegure que «el 90% de los vecinos aplaude el proyecto». En este sentido, el portavoz de Izquierda Unida en este ayuntamiento, José Reinosa, ha pedido la máxima transparencia y que el desarrollo urbanístico de Ossa de Montiel no lo decidan las constructoras sino los propios oseños «porque estaríamos imponiendo la dictadura del cemento y el ladrillo y este desarrollo debe tener en cuenta los recursos naturales y el modo de vida de los vecinos».

El primer edil afirma al respecto que «no se va a hacer absolutamente nada que vaya en contra de cualquier informe medioambiental y la empresa así lo va a hacer» y que las viviendas no afectarán ni a las Lagunas de Ruidera -importante reserva de aves acuáticas- ni a los parajes del entorno que cuentan con la declaración de Lugar de Interés Comunitario.

Los temores de IU en este caso tienen más que ver con que la promotora de esta macrourbanización es la misma que está detrás de otro polémico proyecto urbanístico, el de Las Higuericas, en Hellín (Albacete), que contempla la construcción de 680 chaléts de lujo y que Ecologistas en Acción ha denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción por afectar presuntamente a un Lugar de Interés Comunitario y a una Zona de Especial Protección de las Aves.
Hoy Digital



Un destino quijotesco

A los oseños les conviene aprender o ponerse al día con el inglés porque cuando la urbanización esté habitada la población británica superará en número a la autóctona.

Este hecho también podría implicar cambios en el gobierno del Ayuntamiento si los nuevos vecinos creasen su propio partido político (en las elecciones de 2003 el PSOE obtuvo 7 concejales por 2 del PP y otros 2 de IU). Pero la llegada de miles de británicos a Ossa de Montiel es esperada, sobre todo, por el sector del comercio, que ya se frota las manos. Sin embargo, los más cautos calculan cuánto subirá el precio medio de la vivienda en este pueblo albaceteño donde aún es posible adquirir un dúplex de 216 metros cuadrados por 115.000 euros o un chalet individual de 78 metros cuadrados por 78.000.

Seguramente estos precios pronto pasarán a ser historia al mismo tiempo que Ossa de Montiel comenzará a ser conocida en Gran Bretaña no sólo por los cazadores de ese país que acuden a esta localidad cuando se abre la veda por su abundancia de perdices rojas, conejos y liebres.

Y es que aunque no tiene playa, cuenta con un atractivo indiscutible que se añade al entorno natural en que está situado: Cervantes ya hizo 'publicidad' de este pueblo en la segunda parte del Quijote al situar en la cueva de Montesinos -que aún existe en Ossa de Montiel- una de las aventuras más sorprendentes de la novela.

Hoy Digital



Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=579