Vizcaya: vertido de detergente industrial cubre 7 kilómetros de río

Fecha 2/2/2007 15:00:00 | Tema: Recortes de prensa

Un vertido de detergente industrial cubre de espuma 7 kilómetros del Cadagua.
Medio Ambiente investiga el origen de la fuga, detectada a la altura de Güeñes y que no causó daños ecológicos.

Un vertido industrial de detergente cubrió ayer el río Cadagua con un espeso manto de espuma a su paso por Güeñes. Debido a su espectacularidad, el incidente generó una gran alarma entre la población de la localidad encartada, aunque apenas afectó a la fauna fluvial. Técnicos del Ejecutivo autonómico tomaron varias muestras del agua para analizar el origen del escape e iniciaron una investigación con el objetivo de esclarecer sus causas. La empresa responsable podría enfrentarse a una gravosa multa por delito ecológico.

El vertido fue detectado por varios vecinos hacia las nueve y media de la mañana. Se originó en la zona industrial de Aranguren, junto a las empresas papeleras, aunque no se hizo visible hasta alcanzar la presa de Güeñes, cuando la fuerza del agua convirtió el detergente concentrado en espuma. El espectacular manto blanco, que alcanzó hasta los dos metros de espesor en algunos tramos del río, se desplazó durante toda la mañana corriente abajo hacia Sodupe, donde comenzó a evaporarse y disgregarse. El escape apenas se percibió ya en Alonsotegi. En total, siete kilómetros de cauce se vieron afectados por la espuma.

Cuatro vigilantes
Las autoridades, alertadas por la preocupación vecinal, no tardaron en movilizarse. Hasta la zona del vertido se desplazaron responsables de la Diputación y el Gobierno vasco, además de efectivos de la Ertzaintza y la Policía local. Pronto comprobaron la textura jabonosa de la espuma y su ligero olor a detergente, por lo que descartaron de inicio posibles afecciones a la salud de las personas. Aún quedaba por analizar, sin embargo, la incidencia del escape contaminante en la fauna del río.

El Ejecutivo autónomo reforzó las labores de control en el Cadagua, a su paso por Güeñes, con cuatro vigilantes en diferentes tramos del cauce. Los guardas, sin embargo, no constataron ninguna incidencia sobre la vida animal del río. «Han encontrado algunos peces muertos, pero no un número especialmente significativo. Nada fuera de lo normal», indicaron fuentes del Departamento de Medio Ambiente.

El suceso, no obstante, causó un hondo malestar entre los vecinos de la localidad. También los grupos ecologistas lamentaron el nuevo episodio contaminante. «Algo falla en los sistemas de control y seguridad si las empresas tienen 'descuidos' cada dos por tres», criticó el portavoz de Izate, Sergio De Juan. El de ayer, efectivamente, no fue el primer vertido en aguas del Cadagua, a su paso por Güeñes. El 17 de diciembre de 2005 otro escape sembró la alarma en el municipio encartado.

El Correo




Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=563