Navarra: La trucha cayó en 2006 a un mínimo histórico

Fecha 10/2/2007 8:00:00 | Tema: Recortes de prensa

Los ríos trucheros navarros están bajo mínimos. Los muestreos que cada año se ejecutan desde el departamento de Medio Ambiente dejan bien a las claras que este salmónido atraviesa por un momento más que delicado. Según estos datos, la población total se situó en Navarra en 2006 en 2.118 truchas por hectárea.Las 2.118 por hectárea suponen un descenso del 30%.
31-01-2007

La cifra es alarmante ya que es la más baja desde que existen estos muestreos iniciados en 1992. En un año, la variación negativa ha sido del 30,9% (de 3.063 a 2.118). Esta brutal caída de la trucha en los ríos navarros ha sido posiblemente motivada por la sequía de la primavera y verano pasados. Ello provocó en 2006 que, con carácter de urgencia, se cerrase la campaña de pesca con antelación y por medio de orden foral el día 19 de julio de 2006.

El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra entiende que una población es «muy fuerte» cuando supera las 6.000 truchas por hectárea; «fuerte», cuando oscila de 4.000 a 6.000; «media», de 2.000 a 4.000; «débil», de 500 a 2.000; y «muy débil», cuando baja de las 500. En este caso, la población está en el límite entre «media» y «débil».

Pocos ejemplares adultos

Los adultos indican la reproducción potencial. En 2006, un río navarro de diez metros de anchura daría cabida en un kilómetro de longitud a sólo 188 truchas de talla legal, cuando en el año 2005 el dato era de 245 (una variación negativa de 23,3%).

La cifra también llama la atención. Desde que Medio Ambiente se encarga de elaborar este estudio, sólo una vez se registró un número más negativo. Fue en 2002 y se contabilizaron 186 truchas de talla legal por hectárea.

En la región salmonícola mixta y cauces principales de la región salmonícola superior el límite es 23 centímetros, y en los cauces secundarios es de 20. Como se sabe, en los tramos de pesca libre el cupo máximo por pescador y día es de tres truchas.

Se mantienen los juveniles

El número de juveniles refleja cómo puede ser la próxima temporada. En este caso, se han mantenido las cifras, con una ligera subida del 0,6%, de las 1.121 truchas de 2005 a las 1.128 truchas de la campaña anterior.

Esto significa que la población truchera juvenil se sitúa en el nivel «medio», que agrupa a poblaciones entre 600 y 1.200.

La mitad de alevines

En concreto, el número de alevines indica si ha sido un buen año de repoblación. Estos datos globales extrapolados a todos los ríos de Navarra indican que la de 2006 no resultó una buena temporada en este sentido.

Si en 2005 se contabilizaron 1.739 alevines por hectárea, un año después se han registrado 803, lo que supone una variación negativa del 53,8% y un mínimo histórico. Según los parámetros del estudio del departamento navarro de Medio Ambiente, cuando la población truchera alevín desciende del millar por hectárea, se considera «débil».

A través de pesca la eléctrica

Para el muestreo se aplica el método de pescas sucesivas para llegar a cuantificar el número de individuos por unidad de superficie en un determinado tramo.

Los ejemplares se capturan mediante el sistema de pesca eléctrica, en la que no existe mortandad de peces. Más tarde, y una vez anestesiados, se cuentan, se miden y, tras reanimarlos, se devuelven al río en el mismo lugar donde se han pescado.

Este muestreo se realiza en verano, ya que la presión de la temporada de pesca ha descendido y se puede prever cómo será la campaña del año siguiente.

A la vista de estos datos, el sentir de las asociaciones navarras de pescadores, cada vez más unidas, las ordenes generales de vedas deberían adaptarse a las situaciones de cambio climático que parecen estar afectando a los ríos, entre otras razones.

Deportes de Navarra.com (Diario de Navarra)




Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=542