empresa denuncia a la Xunta ante la UE por el estado del Umia

Fecha 21/11/2006 22:37:41 | Tema: Recortes de prensa

15/11/2006
La piscifactoría Truchas del Umia, ubicada en la localidad pontevedresa
de Moraña, denunció ante la Comisión Europea al organismo Augas de
Galicia, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, por un
supuesto incumplimiento de la normativa comunitaria en materia de medio
ambiente; en concreto, la relativa a la protección de las aguas
superficiales continentales.
La piscifactoría sostiene que dos minicentrales contaminan el río.

La empresa, dedicada a la cría de alevín de trucha para el Grupo Tres
Mares, cuestiona la concesión de dos minicentrales en el cauce del río
Umia por amenazar la calidad de las aguas, así como la pervivencia de
su actividad y de sus cien puestos de trabajo (10 en Truchas del Umia y
90 en Tres Mares, líder en producción y exportación de trucha en
Europa).




La empresa decidió dar este paso contra el organismo público
después de cuatro años de denuncias «sin respuesta». Uno de los dos
aprovechamientos hidroeléctricos está en funcionamiento, y el otro,
aprobado y en tramitación. Ambos se sitúan aguas arriba de la
piscifactoría, en el vecino municipio de Cuntis: el de Energía de
Galicia S.?A. (Engasa), en Sebil, y el de Técnicos Asociados Gallegos
S.?A. (Tagsa), en A Ermida.




Truchas del Umia sostiene que la actividad de las
minicentrales contamina el río y deteriora el aprovechamiento del Umia
para el uso piscícola.




Medio Ambiente indicó ayer que las dos minicentrales fueron
concedidas por el anterior Gobierno, por lo que Augas no tiene ningún
mecanismo para paralizarlas: «Unha estaba xa en funcionamento e a outra
concedeuse cumprindo a legalidade a as condicións, polo que non entrou
no proceso de revisión por sobreexplotación».



La Voz de Galicia







Episodios de mortandad de alevines por la turbidez del agua y los cortes de caudal


La denuncia de Truchas del Umia contra Augas de Galicia supone otro
capítulo en el conflicto que desde el 2002 mantienen la piscifactoría y
Engasa. El enfrentamiento se agudizó un año después, con el inicio de
las obras de la minicentral de Sebil, que provocaron varios episodios
de mortandad de alevines por la turbidez de las aguas y los cortes de
caudal.


Durante su estreno en julio del 2004, Engasa quiso
inmortalizar la compatibilidad entre la vida piscícola y el
aprovechamiento hidroeléctrico de los ríos con una escultura en la que
una trucha sostiene una bombilla en la boca. Tras reclamar sin éxito la
revocación de la concesión o medidas correctoras, el 14 de septiembre
Truchas del Umia trasladó los hechos al fiscal de Medio Ambiente.

La Voz de Galicia





Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=432