Asturias: Medio Ambiente realizará un estudio de los cormoranes.

Fecha 7/3/2005 5:54:48 | Tema: Recortes de prensa

Limitará las medidas de control a matar unos pocos ejemplares en las cuencas de los ríos Sella y Cares para analizar su estómago

El Comercio Digital

Las medidas para controlar la población del cormorán grande en las cuencas de los ríos Sella y Cares se limitarán a la caza de unos pocos ejemplares para analizar el contenido de sus estómagos, una actuación «insuficiente» en opinión de Antón Caldevilla, presidente de la Sociedad de Pescadores El Esmerillón.

El cormorán grande es una especie no autóctona que inverna en Asturias y se ha convertido en un importante depredador de salmónidos, llegando a consumir cada ave unos quinientos gramos diarios. Los pescadores llevan años pidiendo que sea declarada especie cinegética y se haga un control poblacional mediante la eliminación de individuos.

Las medidas adoptadas le parecen a Caldevilla «más un plan de protección al cormorán que una vía para encontrar soluciones definitivas». De hecho, la Consejería de Medio Ambiente tan sólo tenía previsto, en principio, actuar en las cuencas del Narcea y el Caudal, relegando a los ríos orientales a un segundo plano en el que se tomarían medidas disuasorias.

Por ello, Antón Caldevilla ve al menos «un paso adelante en el hecho de que esos estudios de los estómagos se vayan a hacer también en los ríos orientales, para que se demuestre lo que ya sabemos, que los cormoranes se alimentan de salmónidos», afirmó.

De todas formas, las medidas disuasorias empezarán a ser aplicadas inmediatamente de forma paralela a los análisis estomacales y consistirán en la utilización de diferentes métodos acústicos y visuales. El informe presentado en el Consejo General de Pesca, celebrado en Oviedo el pasado miércoles, propone medidas tales como la utilización de escopetas láser (cada fusil cuesta cerca de 7.000 euros), diferentes generadores de ruidos, cometas y pirámides con espejos para asustar a las aves o la construcción de refugios para proteger a los peces.

«Estas medidas son totalmente inservibles, porque sólo conseguirían trasladar el problema de una zona a otra y es imposible instalar estos aparatos a lo largo de todos los cauces», aseguró el presidente de El Esmerillón.

«Aquí, la trucha y el esguín de salmón son su principal dieta», aseguró Caldevilla. Por ello, los pescadores piden que se controle de una vez por todas la población de esta ave depredadora, igual que se está haciendo en toda Europa.




Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=38