El proceso judicial por el vertido de Brenntag al Umia sigue abierto

Fecha 2/9/2009 8:20:00 | Tema: Recortes de prensa

La Xunta reclama a la empresa ocho millones de euros por la limpieza del cauce y las obras de abastecimiento

Mañana se cumplen tres años del incendio que destruyó la fábrica química de Caldas de Reis y contaminó el río


Tres años. Mañana se cumplen treinta y seis meses del incendio que destruyó la planta que la multinacional alemana Brenntag tenía en el municipio de Caldas de Reis y que provocó un vertido tóxico al río Umia. A la mortandad total de peces se sumó la afección al abastecimiento de agua a la comarca de O Salnés.

La investigación judicial por lo sucedido aquel 1 de septiembre del 2006 sigue abierta. Pocos días después del incendio que desencadenó el vertido contaminante el Juzgado de Instrucción número 2 de Caldas abrió diligencias previas tras recibir un informe de la Consellería de Medio Ambiente. En ese documento remitido a la Fiscalía no se apuntaban responsables directos de la catástrofe, detallándose únicamente las actuaciones llevadas a cabo por la Administración autonómica.

La labor del juzgado era investigar las causas del siniestro y todo lo que pasó posteriormente para determinar si hubo responsabilidades penales o de otro tipo. La Xunta, que reclama a la empresa ocho millones de euros por los trabajos de limpieza del cauce y las obras de abastecimiento de agua, no aclaró en qué punto se encuentra el proceso. Según fuentes consultadas por La Voz, la Fiscalía ya habría concluido su cometido.

Brenntag, que en su momento consideró excesiva la cantidad que demanda la Administración autonómica y que tiene como aseguradora a AIG, tampoco se pronunció sobre el asunto. La empresa sostiene que el incendio se originó durante la descarga de un camión cisterna que contenía tolueno. Esta sustancia fue una de las ocho encontradas en los primeros análisis realizados a las aguas del Umia tras la catástrofe, que obligó a construir tres diques y una conducción alternativa de 17 kilómetros entre Caldas y Ponte Baión.

En la nave de Brenntag trabajaban 23 personas. Tras el suceso que destruyó la fábrica en la que se almacenaban y distribuían productos químicos, Traballo aprobó un ERE y la empresa trasladó su almacén logístico a Monçao, en Portugal.

La Voz de Galicia





Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=2097