Nueva legislación de pesca en Castilla y León

Fecha 10/1/2009 19:10:00 | Tema: Recortes de prensa

Dimensiones, instrumentos y cebos han centrado la modificación

El pasado 27 de diciembre, entró en vigor la Ley 9/2008, de 9 de diciembre, de modificación de la Ley 6/1992, de 18 de diciembre, de Protección de los Ecosistemas Acuáticos y de Regulación de la Pesca en Castilla y León. En su texto, la nueva legislación define a la Comunidad como un lugar privilegiado en cuanto a su ecosistema acuático y la riqueza piscícola que alberga, con condiciones excepcionales para la práctica de la pesca tanto en la vertiente deportiva como de ocio, destacando la necesidad de adaptar la norma a los tiempos actuales, dado que la pesca está sometida a las continuas variaciones determinadas por los ciclos biológicos de las especies y las condiciones del ecosistema. Asimismo, menciona la evolución experimentada por las técnicas de pesca en los últimos años como una de las bases que han propiciado esta revisión.
Las modificaciones afectan a varios aspectos de la actividad de la pesca y están relacionadas con las condiciones del medio acuático, concretándose una de ellas, en las dimensiones mínimas (se modifica el artículo 21 de la Ley 6/1992, en el sentido de que sea una norma reglamentaria, y no la propia Ley, la que determine las tallas mínimas de las especies, ya que éstas deben establecerse en función de unas condiciones biológicas cambiantes, por lo que la norma que lo regule debe poder ser a su vez modificada de una forma más ágil) y otra en los instrumentos, artes, aparatos, cebos y aparejos prohibidos (se modifican los artículos 32 y 33 de la Ley 6/1992, introduciendo excepciones a una serie de prohibiciones que se establecieron en función de las características del ecosistema acuático en un momento determinado), modificándose además, como consecuencia de todo ello, el artículo 60, que regula las infracciones relativas a los aspectos anteriores. La mayoría de aficionados se muestran conformes con esta reforma, aunque consideran necesarios los cambios tendentes a la conservación de los ríos y al control de los vertidos, las extracciones de áridos y las concesiones de minicentrales eléctricas.


Los cambios afectan sobre todo a tres artículos de la Ley


Los artículos de la Ley 6/1992, de 18 de diciembre, de Protección de los Ecosistemas Acuáticos y de Regulación de la Pesca en Castilla y León, que se han visto afectados por la modificación legislativa son: El artículo 21, referente a la dimensiones mínimas (que establece la restitución a las aguas de procedencia, acto seguido de extraerse de las mismas, de los ejemplares de la fauna acuática pescable cuya longitud sea menor a la que se establezca reglamentariamente, y que faculta a la Junta de Castilla y León para fijar las longitudes mínimas), cuyo cambio más significativo para el pescador en la practica, es la posibilidad de sacrificar los ejemplares de igual longitud a la establecida reglamentariamente y que hasta la fecha había que devolver al agua. El artículo 32, referente a los instrumentos, artes y aparatos prohibidos (que prohibe pescar sobre aparatos de flotación, excepto desde embarcaciones debidamente autorizadas y siempre que la pesca se practique en las aguas embalsadas o pantanosas), cuyo cambio más significativo para el pescador en la practica, es la posibilidad de utilizar el denominado “patito” (flotador hinchable especialmente diseñado para la pesca) en las aguas embalsadas que se especifiquen en la normativa anual. El artículo 33, referente a cebos y aparejos prohibidos (que prohibe el uso como cebo del pez vivo o muerto, facultando a la Junta de Castilla y León para autorizar en la normativa anual de pesca el empleo del pez muerto con el fin de facilitar un eficaz control de las especies invasoras o alóctonas), cuyo cambio más significativo para el pescador en la practica, es la posibilidad de utilizar como cebo peces marinos muertos, en aguas ciprínicolas y fuera de la temporada truchera. También en este mismo artículo se prohibe cebar las aguas, excepto durante el ejercicio de la pesca sin muerte en aguas ciprinicolas, representando esta excepción el cambio más significativo para el pescador en la practica, así como la posibilidad de conservar todos los peces en un rejón durante las competiciones.
La Crónica





Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=1825