El fiscal pide dos años para un trabajador de dos presas de Somiedo por contaminar el río

Fecha 29/9/2008 13:00:00 | Tema: Recortes de prensa

La apertura de una compuerta provocó que un tramo de once kilómetros del cauce se llenara de lodo y sedimentos


El fiscal pide dos años de prisión para un trabajador de las presas hidroeléctricas de los ríos Saliencia y Somiedo, de HC Energía. El ministerio público lo considera responsable de los vertidos de lodo que afectaron a las aguas del segundo de los cauces fluviales durante el vaciado de los embalses, con el consiguiente daño a la fauna piscícola. Además, esta actuación tiene el agravante de haber sido realizada en un parque natural que, además, es Reserva de la Biosfera.

Esta operación, que terminó en manos de la fiscalía, se acometió en el mes de septiembre de 2006, con la finalidad de efectuar los trabajos de reparación de una fuga de agua en el canal principal de la central hidroeléctrica, que está situada en la localidad de La Riera.

La fiscalía sostiene que el trabajador denunciado abrió la compuerta del sifón «sin consultar con superior alguno y sin comunicación a la Confederación Hidrográfica del Norte, a la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras del Principado y a la dirección del parque natural de Somiedo». Así lo detalla el escrito de calificación del ministerio fiscal.

Según el fiscal, en septiembre de 2006, las aguas del río Somiedo, en un tramo de once kilómetros, concretamente entre las presas de Somiedo y Saliencia y la localidad de Aguasmestas, comenzaron a bajar «totalmente turbias» como consecuencia de los lodos y sólidos vertidos durante el vaciado de dichas presas.

Esta operación se realizó para efectuar labores de reparación de una fuga de agua, de unos 30 litros por segundo, en el canal principal de la central hidroeléctrica de La Riera.

Para llevar a cabo la reparación se abrió totalmente la compuerta de un sifón o aliviadero del canal, que está situado a una cota inferior y a unos 500 metros aguas abajo de la presa de Saliencia, «lo que produjo una mayor velocidad en el flujo del agua y con ello una movilización de los sedimentos depositados en el vaso de los embalses mencionados», asegura el citado informe.

El fiscal sostiene que las labores de reparación y consiguiente apertura de la compuerta del sifón fueron ordenadas por el acusado como responsable de la agrupación de centrales hidráulicas de Miranda, sin realizar la preceptiva evaluación preliminar de impacto ambiental (EPIA) y «a sabiendas de que ello impediría la adopción de medidas correctoras tendentes a minimizar los previsibles perjuicios al río Somiedo», precisa en sus acusaciones la fiscalía.

Al no adoptar tales medidas de precaución, según la acusación, el trabajador imputado era «consciente» de que no se respetaba el caudal ecológico, al quedar el nivel de las aguas del embalse de Somiedo por debajo de la boca del tubo que suministra dicho caudal ecológico, por lo que el río se quedó sin apenas flujo de agua, presentando ésta «pésimas» condiciones para soportar vida piscícola por turbidez y por reacciones oxidativas que detraen oxígeno del medio.

Además de la pena de privación de libertad, el fiscal pide una indemnización de 26.040 euros por los perjuicios medioambientales y la cantidad de 3.998 euros a la Confederación Hidrográfica del Norte, por los daños al Dominio Público Hidráulico.

La gravedad de estos hechos se vio notablemente acentuada porque ocurrieron en el interior del parque natural de Somiedo, que además ha sido declarado Reserva de la Biosfera. El área está catalogada también como ZEPA (zona de especial protección de aves) y LIC (lugar de importancia comunitaria). El tramo afectado es hábitat de la especie vegetal denominada Centaurea de Somiedo, catalogada como especie sensible a la alteración del hábitat y como especie de Interés Comunitario y Prioritaria.

En septiembre de 2006, un tramo de once kilómetros del río Somiedo resultó contaminado, lleno de lodo y sedimentos.

Especies afectadas

Los vertidos afectaron a la fauna piscícola -truchas, entre otras especies- y también a la singular especie vegetal denominada Centaurea de Somiedo.
LNE



Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=1704