El PP pide que la última obra del Corredor la supervise la Confederación, para minimizar el daño ambiental

Fecha 15/4/2008 8:20:00 | Tema: Recortes de prensa

Los populares quieren evitar que el ecosistema del río se vea afectado
ALLER Cabañaquinta (Aller),
D. MONTAÑÉS

El PP de Aller ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Norte que sus técnicos supervisen el desarrollo de la última fase de la obra del Corredor (Corigos-Cabañaquinta). De esta forma, los ediles populares consideran que se «garantizará» que el daño medioambiental sea «mínimo». El concejal José Antonio del Peño puntualizó ayer que en las labores del tramo comprendido entre Moreda y Corigos «se movieron enormes cantidades de suelo, rompiendo el lecho del río, destrozando sus márgenes, eliminando la vegetación de la ribera con el consiguiente perjuicio que ello conlleva para la integridad del ecosistema, tanto en lo que se refiere a la fauna como a la flora».

El PP allerano sostiene que es «imprescindible» que técnicos de CHN realicen un seguimiento de la actuación que acaba de arrancar. «Hay que evitar la destrucción masiva del ecosistema fluvial con la extracción de áridos en una zona de protección especial como es el río Aller», señaló.
El tramo Corigos-Cabañaquinta discurre entre el final del tramo Moreda-Corigos y la actual carretera AS-253 Cabañaquinta-puerto San Isidro. Para el desarrollo del trazado se tendrán que construir nueve estructuras: una en la conexión con la actual AS-112 en Cabañaquinta; dos en el enlace de Soto; una para salvar el cauce del río Aller, y otra para superar la vía de Feve y conectar con la actual carretera AS-112 en la localidad de Santa Ana.

El trazado de la nueva infraestructura transita por el fondo del valle y afecta, en algunos tramos, al cauce del río Aller, por lo que se hace necesario el encauzamiento completo de este río, con una longitud total de 600 metros, y la protección de los terraplenes con escollera, lo que totaliza un volumen de escolleras de 42.018 toneladas y 5.896 metros cuadrados de muro de suelo reforzado. Los trabajos no serán fáciles. Los constructores deberán levantar 16 obras de drenaje transversal y un túnel de 290 metros que permitirá el paso frente a Cabañaquinta sin afectar al cauce del río Aller. Asimismo, el proyecto incluye la revegetación de los taludes generados que se tengan que levantar y se plantarán más de 3.600 árboles autóctonos y arbustos.
lne




Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=1421