Salmones ahumados

Fecha 11/4/2008 15:00:00 | Tema: Recortes de prensa

JAVIER GARCÍA CELLINO Tiempo habrá para ocuparnos con más detalle de una noticia preocupante como pocas en la actualidad de nuestra cuenca, cual es la iniciación, por parte de Iberdrola, de los trámites administrativos necesarios para invertir 460 millones en otra térmica de ciclo combinado en Langreo.
Como es lógico, no se ha hecho esperar la respuesta de los ecologistas y de otras personas interesadas en la cuestión. Motivos abundantes hay, en este caso, sobre todo si tenemos en cuenta que semejante dislate se produce en una región y en un contexto particular en el que precisamente producimos el doble de energía de la que se consume. A lo que habría que añadir, para que las ruedas de la sinrazón chirríen aún más, que hace ya muchos años que somos «zona contaminada», sin que hasta la fecha las medidas que se hayan podido tomar sirvieran para nada: los últimos datos oficiales atestiguan que más de la mitad del año los ciudadanos sufrimos unos niveles de contaminación superiores a los valores admitidos.

Lo cierto es que esta noticia no debería sorprendernos, pues cualquiera que haya seguido con cierto interés la última cita electoral -y más en concreto en Asturias- habrá escuchado a los responsables políticos del PSOE anunciar a bombo y platillo la construcción de varias centrales de este tipo, y, cómo no, la porfía continua por el pantano de Caleao: una apuesta que se hace sin el mínimo rigor objetivo: al día de hoy la Administración regional no ha presentado ningún estudio que avale su tesis.

A partir de ahora asistiremos a un fuego cruzado entre los que defienden una modernidad con escasos límites de respeto medioambiental -a los que convendría recordar aquellas palabras de Oscar Wilde: «Nada es tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado»-, y quienes piensan, por el contrario, que ser modernos consiste en defender la bandera de la racionalidad: consumo responsable, preocupación por el medio ambienteÉ.

Como noticias de este tipo abren el saco de las especulaciones, asistí hace días a un fervoroso enfrentamiento entre quien ponía en duda la etiqueta de izquierdas del partido en el Gobierno y quien, por el contrario, argumentaba que para certificar ésta no hacía falta más que atender a los resultados electorales.

Una vez más, el centro del debate estuvo ocupado por la botella medio llena o medio vacía. Que sociológicamente el PSOE sea un partido de izquierdas, es innegable, pero, del mismo modo, también lo es que no se puede vivir siempre de las rentas históricas, y que su práctica diaria ofrece suficientes razones para poner en duda tal calificativo.

Igualmente, la apelación al voto ofrece también muchos agujeros por los que se escapa el líquido de la discusión. ¿Acaso no son también ciudadanos inteligentes, y saben bien lo que votan, y etcétera, etcétera, etcétera, quienes eligieron -y no hay más que mirar a países muy cercanos- a gobernantes de otros signos políticos bien distintos, y, en algunos casos, próximos a ideologías sumamente peligrosas?

Hace ya bastantes años, con motivo de unas elecciones, el PSOE prometía repoblar el río Nalón con salmones. Lo que no sabíamos, claro, era que iban a ser ahumados. En fin.
lne




Documento disponible en UNIPESCA -- Unión Nacional de Pescadores Conservacionista
http://www.unipesca.es

La dirección de este documento es:
http://www.unipesca.es/modules/news/article.php?storyid=1416