Conectar |  ¡Regístrate!
Menú
Pueblo pescador

Ver Pueblo pescador en un mapa más grande
UNIPESCA
Noticias por temas
Mapa de los problemas de los ríos españoles

Ver Problemas en los ríos en un mapa más grande

Al día con UNIPESCA
Noticias de UNIPESCA : La próxima temporada la trucha será pescada sin muerte en Andalucía
el 4/12/2004 20:03:17

La administración se compromete con las asociaciones de pescadores. UNIPESCA manifiesta su satisfacción por esta resolución.

Texto Alex Ramos





La próxima temporada la trucha será pescada sin muerte en Andalucía

El pasado día 3 de diciembre se celebró una reunión en los servicios centrales de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía con representantes de las entidades ACPES, UNIPESCA y AEMS, en ella se trato sobre la futura regulación de la pesca de la trucha común en la comunidad autónoma andaluza.

A pesar de que la Orden de Vedas de Pesca no será publicada en el Boletín Oficial hasta el próximo mes de enero, ya que previamente tiene que pasar varios trámites preceptivos, se aseguró por parte de la administración que el texto ha quedado cerrado y es definitiva la regulación de la pesca de la trucha común exclusivamente en captura y suelta. También lo será el uso obligatorio de cebos para pesca sin muerte en todas las aguas trucheras andaluzas, a excepción de los cotos de repoblación de arcoiris y algunos tramos libres contenidos en un anexo de aguas oficialmente trucheras donde no se tiene constancia de la existencia de trucha común y si arcoiris. Los cebos permitidos a partir de la próxima temporada serán la cucharilla de un anzuelo sin flecha y el aparejo de un máximo de tres moscas montadas en anzuelos simples sin flecha.

En Andalucía existen ya numerosos cotos y tramos de pesca sin muerte, la mayoría con una magnifica población de trucha común, y simultáneamente tramos libres y cotos tradicionales totalmente esquilmados y prácticamente desprovistos de reproductores, como se ha podido constatar a través los censos y estudios realizados por la propia administración.

La acertada decisión de la Junta de Andalucía de cesar en las repoblaciones de trucha común que tanto daño han hecho -sobre todo en lo referente a hibridación de poblaciones-, que ya se adoptó hace 8 – 10 años dependiendo de las provincias, ha puesto de manifiesto que con la presión de pesca actual no es sostenible el mantenimiento de poblaciones en régimen natural y pesca extractiva.

De los estudios realizados se concluyen otras cuestiones:


  • Los vedados, o zonas de reserva como se denominan en la legislación andaluza vigente, no cumplen su función, ya que la inexistencia de guardería de pesca en la comunidad autónoma hace que estos sufran mayor presión de pesca furtiva que los cotos y tramos libres. La mayor biomasa piscícola se ha detectado en tramos sin muerte, incluso afectados por otros graves problemas.

  • Las tallas mínimas legales de la trucha no se correspondían con la necesaria para garantizar el que fuesen individuos reproductores, habiéndose elevado ésta en los últimos dos años a 25 cm, que es la habitual en la mayoría de los ríos. Desde luego la futura talla mínima será mucho mejor.

  • Los periodos hábiles de pesca no tenían mucho fundamento ni estaban basados en criterios biológicos. A partir de estos estudios se han cambiado en varios cotos, e incluso se ha detectado algún cauce con doble freza y en consecuencia que no deben ser pescados hasta junio.

  • La conservación de la trucha común es vital para el mantenimiento de otras especies con mayor grado de amenaza.

  • La incidencia de las minicentrales hidroeléctricas sobre las poblaciones de trucha es patente, llegando en algunos casos a la desaparición total de estas.

  • Es evidente que la medida de regular la pesca sin muerte, por si sola, no es la solución del problema, pero si es un gran paso.

    La práctica de la pesca con cebos diseñados para pesca extractiva, en especial la potera de tres anzuelos con arponcillo, estaba causando grandes mortandades de peces que no alcanzaban la talla mínima legal.

    El poder disponer en el futuro de mayor número de ejemplares adultos, sin duda mejorará las poblaciones, tanto por la estructuración de estas como por la reproducción, y posiblemente una mejor selección natural.

    Ahora queda seguir trabajando en los otros grandes frentes que amenazan a la especie:


    1. Alteración del medio

    2. Usos perjudiciales, sobre todo en lo referente a vertidos y extracciones de caudales

    3. Competencia con especies exóticas.

    Al menos ahora podremos tener los pescadores la suficiente fuerza moral para pelear contra esos abusos con la cabeza alta y sin que nos saquen los colores cada vez que propongamos el que no se autorice un aprovechamiento o una actuación por ser perjudicial para una especie que nosotros matábamos.

    Ya al menos no nos lo plantearán como una cuestión de competencia entre aprovechamientos y podremos decir que el primer esfuerzo lo hemos hecho nosotros y estamos en condiciones de exigir a los demás, usuarios y administraciones, que cumplan con sus obligaciones.

    Creo que ha sido un gran logro de los pescadores, tanto de los asociados que hemos ido por una vez en el mismo barco, como de los que a título individual han apoyado la medida, y cuya respuesta ha sido de vital importancia.

    Y es de justicia el agradecer, tanto a la Federación Andaluza de Pesca Deportiva que ha solicitado la adopción de la medida, como a la Federación Murciana de Pesca, que se ha sumado a la iniciativa y así se lo ha hecho saber a la consejera de medio ambiente.

    Además, creo que los pescadores hemos dado una imagen ante la administración de que somos un colectivo implicado en la conservación, a la vez que interesados en mantener nuestra actividad recreativa o deportiva. Sin duda esta imagen abre puertas y seremos oídos en el futuro.

    Ahora solo falta ver si los políticos mantienen su palabra y podemos ver esta regulación en un boletín oficial, presionar para que exista vigilancia y para que no se agreda a nuestros ríos, y repetir esos estudios con periodicidad para evaluar la medida.

    Creo que la situación andaluza no dista de la de algunas otras comunidades autónomas. Me pregunto dónde se mantienen poblaciones numerosas y bien estructuradas bajo una gran presión de pesca extractiva y ausentes de repoblaciones. El número de pescadores se multiplica y el de km de ríos trucheros mengua. Tal vez esté equivocado, pero creo que el problema de “truchas para todos” solo tiene dos soluciones que son las repoblaciones indiscriminadas y cargarnos las especies, o la pesca sin muerte. De nosotros dependerá en el futuro.

    Alex Ramos.

Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo


Otros artículos
6/10/2014 13:19:00 - Los pescadores mantienen limpio el tramo urbano del río Riosa
6/10/2014 13:17:43 - DGA repuebla por primera vez con truchas autóctonas el río Guadalaviar
6/10/2014 13:16:47 - Una pesca de 10 toneladas de basura
6/10/2014 13:10:29 - app para evaluar el estado ecológico de un río
20/8/2014 9:37:31 - Colectivos de pescadores piden más vigilancia en los ríos para acotar el furtivismo del salmón